11.11.06

Lathse

Lhatse no tiene lo que yo pensé encontrar. Lhatse es una ciudad muy chiquita, ubicada a unos 200 kilómetros de Lhasa la capital de Tibet y con un monasterio en sus afueras. Aquí, pensé encontrar una realidad diferente. Encontrar quizás gente que viva utilizando el tiempo de otro modo, con una conexión más espiritual o un vínculo con la naturaleza diferente. Cuando eso sucede, como me sucedió en la selva del Orinoco, al estar viviendo con los Yekuanas en la caída del Salto Para, sobre el Río Caura, realmente no me atrevo a calificar de ¨pobreza¨ el hecho de ver niños jugando desnudos, casas de madera y barro sin mesas, ni sillas, ni electricidad (lógicamente) y condiciones de vida radicalmente diferentes a las mías. Con una idea de medicina también distinta a la que tengo en mi cultura. Porque ves sonrisas, alegría, serenidad. Seguramente Lhatse fue así, con su cultura y su identidad y sus diferencias. Hoy Lhatse simplemente es un pueblo pobre, pobrísimo. Cuando a este tipo de sitios llega la modernidad y los avances, es necesario ser muy cautelosos del significado de ello y principalmente, el motivo por el que llega: si llega para darle ¨mejor calidad de vida¨ a los habitantes, o llega para explotarlos y desculturalizarlos, generando simplemente marginados de un sistema útil para pocos. El contraste que allí existe es verdaderamente violento. La industria del turismo pasa rápido, sólo levantando tierra por la callecita principal, pues ya ni siquiera es ¨exótico¨ mostrarle a los turistas del mundo que van camino a la base del monte Everest en camionetas todo terreno manejadas por chinos, este nivel de tristeza. En el pueblo, sentados en las veredas, tibetanos y tibetanas se han transformado en mendigos de un poblado que ahora tiene luz, algunos comercios, un par de hoteles y taxis. Lógicamente siempre atendidos por chinos. Algunos pocos turistas que dan con la noche en este pueblito y se hospedan en un hotel de un nivel medio y otros que se atreven a largarse solos, sin sacar el ¨permiso legal¨ que aparentemente hay que tener para transitar por aquí, pueden vivir de más cerca esta realidad. Como las empresas de buses tienen prohibido llevar extranjeros y sólo queda la chance de rentar un servicio de excursión todo terreno que incluye el ¨permiso legal¨, el guía chino, el chofer chino y auto japonés, la única opción que resta para ir por cuenta propia es tomar un minibús en Shigatze y viajar 4 o 5 hs, por un camino de una belleza indescriptible, pasar 3 puestos militares de control escondido bajo los bultos que llevan los tibetanos que van para Lhatse Entre esos pocos turistas estábamos nosotros que llegamos pasado el mediodía en un pequeño bus.El viaje, fue una experiencia intensa, Tomamos el bus temprano y salimos. Solo ibamos nosotros y unos treinta tibetanos, campesinos o monjes. Musica tibetana pop a todo volumen y logicamente miradas de extranesa para nosotros. Con el transcurrir del viaje, por un camino sinuoso de montana nevada, sobrepasando los 5400 mts. la gente nos comenzo a hablar, intentando ensenarnos palabras en tibetanos mediante gestos y sornisas. Luego llegaron los puestos militares y cubiertos por los monjes logramos pasar. Llegamos. Nos hospedamos en un pequeño hotelito familiar con arquitectura típica. Al caminar por la callecita central, polvorienta y sin árboles fue imposible evitar sentirnos observados. En las veredas mamás y niños tibetanos, sentados en cuclillas se amontonan entre burros, basura, tierra, carne colgada de ganchos en puestos improvisados, todo como un todo. Y ahí se acercan, uno, dos, tres cuatro niños a pedirte lo que sea. Jóvenes madres con sus niños al hombro que antes de hablar ya saben hacer el triste gesto de mendigar con su manito. Y te siguen, sí te siguen sin agotarse, una, dos, tres, cuatro cuadras, las que sea, repitiendo solo una palabra en inglés, MONEY MONEY. Y pensás. Le das, no le das y de todos modos no solucionás nada y no les di y seguí y ¨otra no me queda¨ . O si, quizás Y la foto no la debí haber tomado. Se paró frente a mí, lo vi, tenia la cámara, vi su manito, me sentí un miserable, un cazador pero igualmente dispare. Y la tome. ¿Qué soy, qué somos? Mientras tanto los burros van.
Martin

2 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Hi, i was looking over your blog and didn't
quite find what I was looking for. I'm looking for
different ways to earn money... I did find this though...
a place where you can make some nice extra cash secret shopping.
I made over $900 last month having fun!
make extra money

11.11.06  
Anonymous Anónimo said...

Hi, i was looking over your blog and didn't
quite find what I was looking for. I'm looking for
different ways to earn money... I did find this though...
a place where you can make some nice extra cash secret shopping.
I made over $900 last month having fun!
make extra money

11.11.06  

Publicar un comentario

<< Home